Como la infidelidad me llevo a la depresión

infidelidad12Después de 10 años de casada, y una vida aparentemente perfecta, un marido cariñoso, una casa linda, hijos sanos, y todo lo que podría pedir, mi vida se vino abajo. El hombre que yo creía perfecto, me había sido infiel, no con una mujer, sino que con varias.

Como me di cuenta? Yo andaba en Nueva York de visita con un tío, y sin ningún aviso previo, ni un indicio de falta de amor, el me llamo y me dijo que se quería divorciar. Tome el siguiente avión, llore todo el vuelo pero pensé que todavía podía salvar nuestro matrimonio.

Llegando a casa, le pedí una explicación y simplemente me dijo que ya no me quería. Negó ser infiel, pero yo sabía que había algo más. Al siguiente día, se fue de la casa, dejándome a mí, y a nuestros hijos de 8 y 10 años, solos.

Debí haber llorado por 3 días sin parar. Todo lo que había creído de mi matrimonio era mentira. Empecé a investigar, y en unos registros de llamadas encontré un número al cual él llamaba frecuentemente. Era de una trabajadora de su empresa. Contrate a un detective, para seguirlo, y efectivamente, lo encontró una noche en la casa de ella. Mi presentimiento era correcto, ya había otra.

Perdí el apetito, la comida no entraba en mi estómago, no podía dormir, no quería salir, y no sabía qué hacer, habré perdido unas 20 libras. Cuando llegue a mi punto de quebrantamiento, visite a un médico psiquiatra y psicólogo, y tuve que tomar medicamentos, porque ya no podía sola con todo ello. A veces es difícil aceptarlo, pero hay que hacerlo, yo estaba realmente «enferma.» Era peor llorar, no comer, no dormir y no comprender. El doctor me explico que solo tendría que tomar los medicamentos por 1 año, para así lograr ponerme de pie nuevamente. También me explico que la depresión puede suceder por motivos hereditarios genéticos, sin ninguna explicación alguna, pero que también habían detonantes, como un divorcio, la pérdida de un ser querido, o situaciones similares que son muy difíciles de superar sin la ayuda adecuada.

Luego de año y medio, y un proceso de divorcio complicado conocí a alguien nuevo, quien me ayudo a terminar de sanar. Quiero que sepan, que con ayuda, todo mal momento es superable, y se puede volver a ser feliz.

Si deseas aprender técnicas suplementarias, que te ayudaran a salir de una depresión más fácilmente, conoce más sobre el  programa del Centro de Tranquilidad dando clic aqui: www.centrodetranquilidad.com

La escritora de este artículo se llama Maria Eugenia Saldaña. Tiene una tienda de ventas de zapatos exitosa, y vive con sus 2 hijos. Su X marido se mudó de país, y también dejo a la mujer por la cual dejo a Maria Eugenia. Si deseas compartir una experiencia de superacion con nosotros, puedes hacerlo escribiendo a admin@centrodetranquilidad.com

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *