Desorden de estrés Post-Traumático

El estrés post-traumático pertenece al grupo de los desórdenes de ansiedad, pero a diferencia de la ansiedad generaliza, se origina a causa de un evento o eventos concretos ocurridos en nuestras vidas, capaces de provocar ansiedad, miedo y pánico. Algunas de las situaciones que podrían provocar el estrés post traumatico son:

  •     Pelear en una guerra
  •     Sufrir un accidente donde la vida corrió peligro
  •     La experiencia de una catástrofe natural
  •     La muerte de un familiar
  •     Ser asaltado física, psicológica o económicamente

Todas estas situaciones son traumatizantes y llenan a la persona de terror cuando las recuerda. El miedo es tan grande, que el cerebro no puede asimilarlo, por tanto, la persona podría llega a desarrollar pensamientos recurrentes sobre el evento, experimentar pesadillas nocturnas y tener respuestas físicas intensas, muy similares a las de la ansiedad (sudoración, mareo, dolor de estómago, hipervigilancia, problemas para conciliar el sueño, actitud esquiva ante situaciones asociadas al evento, etc.)

Para tratar el estrés post-traumático es necesaria una terapia de comportamiento, (cognitivo-conductual), también podemos unirnos a terapia de grupo, compartir la experiencia con nuestras familias y/o leer libros de auto ayuda (libro terapia). Lo más adecuado es hablar sobre la situación y enfrentarla, ya que al reprimirla permanece en nuestro subconsciente y reaparecerá en nuestros recuerdos sin desearlo.

Al hablar sobre nuestra experiencia la traemos a la superficie, asimilamos ese pensamiento y logramos superarlo.

Para conocer más sobre los niveles de estrés y ansiedad en tu vida, ya sea por un evento y/o circunstancia o sin causa lógica alguna, toma sin costo alguno nuestra prueba de ansiedad.