Fobia Social

La fobia o ansiedad social es algo muy común, en algunos momentos casi todos hemos sentido nervios o miedo ante alguna situación de este tipo. Ésta forma de aversión se categoriza en varios niveles, desde el completamente debilitante hasta leve. Cuando es demasiado intensa, puede ocasionar que el individuo no desarrolle su máximo potencial social, tanto en sus relaciones personales como en lo laboral o académico.

Muchos políticos, actores, e incluso, la princesa Diana, han tomado clases especiales para mejorar su comunicación pública y proyectar ante los medios de comunicación una imagen menos introvertida.

Las personas que padecen de ansiedad social tienden a pensar constantemente en la posibilidad de que algo malo ocurra en ciertas situaciones que comprometen su figura y credibilidad, lo que se traducen en desagradables síntomas físicos como: sudoración en las manos, sensación de desmayo, taquicardia, voz quebrada, la mente en blanco, sonrojarse, y muchos más.

La ansiedad social puede ser provocada tanto por la genética como por el ambiente cotidiano en que fue criada la persona, y en algunos casos es una actitud aprendida en el entorno familiar al observar temor o rechazo a ciertas situaciones

El ser sociable no resulta natural para muchas personas, pero una habilidad que puede ser aprendida cambiando las ideas irracionales que tenemos ante ciertas situaciones. Algunas de ellas son:

  • Iniciar y mantener una conversación
  • Ir a una fiesta
  • Ser objeto de burla en la escuela y/o centro de trabajo
  • Dar demasiada importancia a la opinión ajena
  • Conocer gente nueva
  • Pensar de sí mismo que es demasiado aburrido y poco interesante para los demás.
  • No sentirse satisfecho(a) con tu aspecto físico, sobrevalorando su importancia en las relaciones personales.
  • Hablar frente en público y/o presentarse a otros
  • Iniciar una conversación con alguien que te gusta o atrae
  • Durante una entrevista de trabajo
  • Sentirte cohibido o abrumado cuando tu pareja, quien es más sociable que tú, te pide que le acompañes a eventos públicos.
  • Ser perfeccionista y tener estándares demasiado altos para tus logros personales
  • Sufrir algún trauma por haber sido ridiculizado(a) en situaciones que considerabas importantes

Algunas personas que sufren de ansiedad social optan por el alcohol o las drogas para ser más desinhibidos; o bien, se alejan completamente de su medio social o esquivan situaciones que les resultan incómodas e intolerables, lo cual es muy contraproducente.

Volver a intentar montar el caballo del que te caíste te dará seguridad; igual sucede con la ansiedad social. Tras haber pasado un trauma de este tipo, es bueno enfrentar nuevamente la situación para vencer el miedo, que sólo aumentará a largo plazo con las consecuencias antes mencionadas si no lo haces. Lograr un cambio requiere de decisión, disposición y mucha voluntad.

Luego evalúa las diferentes opciones para tu mejoramiento, entre las cuales están:

  • Tomar medicamentos (beta bloqueadores o antidepresivos) que podrían producir síntomas como aumento de peso, pérdida del deseo sexual, insomnio y muchos más.
  • Exponerte a situaciones que te producen ansiedad social para acostumbrarte a ellas y aprender a manejarlas.
  • Tomar cursos para mejorar tus habilidades comunicativas, tales como: hablar en público, el uso del humor, la resolución de conflictos, la interacción y estímulo del interlocutor, los gestos y la modulación de la voz, el mejoramiento de tu apariencia personal o la producción de audiovisuales efectivos.
  • Asumir las consecuencias de tus actos, comprendiendo y aceptando tus experiencias personales y/o familiares (infancia, relación con tus padres y/o maestros, situaciones de conflicto, etc.) como parte de la vida misma y el origen de algunos de tus tramas y dificultades para socializar.
  • Llevar un diario donde puedas escribir todos tus sentimientos y/o pensamientos negativos, permitiéndote observar/monitorear aquellas situaciones que te causan ansiedad para analizarlas y comprender porqué son irracionales.

Si quieres aprender más sobre estrategias que te ayudarán a reducir significativamente tus inseguridades y fobia social, que te enseñarán a comunicarte de manera más efectiva para aliviar tu ansiedad, ¡Toma nuestra prueba gratuita!