! Hormonas que intervienen en la respuesta al estrés !

cortisol1El ritmo de vida actual, las responsabilidades, el estar hiperconectados permanentemente y las situaciones inesperadas son factores que influyen en el sistema nervioso del cuerpo humano. Cuando una persona se enfrenta a situaciones de fuerte tensión mental, su organismo las percibe como una agresión y utiliza como mecanismo de defensa lo que se conoce como estrés.

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional que puede provenir de cualquier situación o pensamiento que cause sentimientos de ansiedad, nerviosismo o frustración. Cuando una persona padece estrés, no sólo experimenta cambios psicológicos, sino que sufre una serie de alteraciones y cambios físicos.

Las hormonas del estrés son la adrenalina y el cortisol (secretadas por las glándulas suprarrenales), la oxitocina y la vasopresina (que desempeñan un papel importante en nuestro comportamiento y en el manejo del estrés). La adrenalina, por ejemplo, es la responsable del aumento en la frecuencia cardiaca, de la velocidad de la respiración y de la oxigenación muscular. El cortisol regula la presión arterial y le da energía al cerebro para ayudarle a gestionar el estrés.

Aunque hay más hormonas involucradas cuando nos sentimos estresados, las principales son la adrenalina y el cortisol. Conocer cuál es su función y cómo nos afectan puede ayudarnos a comprender cómo afronta el estrés nuestro cuerpo. De esta manera, será más fácil controlarlo.

El cortisol es considerado la hormona del estrés por excelencia ya que el organismo la fábrica ante situaciones de emergencia para ayudarnos a enfrentarnos a los problemas y poder realizar una respuesta rápida y eficaz. A su vez, la Adrenalina ejerce la función de darnos ese impulso rápido que necesitamos. En cuestión de instantes, nuestra energía sube enormemente para ayudarnos a escapar del peligro.

Cuando estamos estresados, se genera una respuesta en nuestro organismo con el fin de movilizarnos ante la amenaza que ha surgido en nuestro camino. No hay nada malo en ello. El problema surge cuando estos estresores son continuos, intensos y frecuentes en nuestro día a día, lo que podría provocar problemas de salud física y psicológica si no ponemos en marcha estrategias para hacerle frente; por ello te dejamos algunos consejos que podrían ayudarte:

  • Intenta dormir al menos 8 horas todos los días.
  • Haz algún ejercicio con el que disfrutes como bicicleta, natación, voleibol, futbol, etc. Estos reducen las hormonas del estrés.
  • Practica meditación o yoga al menos 3 veces por semana.
  • Reserva un rato todos los días para tus cosas y/o con personas de tu agrado.
  • Un baño con sales de magnesio y lavanda antes de dormir nos ayuda a relajarnos y conciliar mejor el sueño
  • Quitar el wifi y todos los aparatos electrónicos mientras duermes es de gran ayuda para lograr conciliar una siesta.
  • Aprende técnicas naturales, a través de nuestro programa de 10 videos en línea, dando CLIC AQUI

Referencias:

Johana Espinoza, Psicóloga (Centro de Tranquilidad, 2016). De Rivera, L. (2010). Los síndromes del estrés. Madrid: Síntesis. Robles Ortega, H., Peralta Ramírez, M.I.(2010). Programa para el control del estrés. Madrid: Pirámide. Soly, B. (1987). Stress. Bilbao: Ediciones mensajero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *