Interrupción de medicamentos

Iniciar un tratamiento con medicamentos es un proceso complejo, y dejarlos también. Cualquiera de estas situaciones debe efectuarse sólo bajo la supervisión médica. Los pasos para injerir medicamentos son:

  • El médico realiza una evaluación al paciente
  • Elige el medicamento adecuado e inicia con una dosis baja
  • Sube la dosis del medicamento, si se tolera la inicial
  • Fase de mantenimiento, el medicamento se prescribe al menos por un (1) año.
  • Interrupción del medicamento.

A continuación nos enfocaremos en el último paso, el 5:

Los síntomas que podrías sentir tras descontinuar un medicamento son varios, y dependen del tipo de medicación que se haya tomando, la dosis (alta o baja) y el tiempo que lleves bajo tratamiento. La sintomatología se presenta durante las primeras 24 a 48 horas, luego de haberlos disminuido o suspendido por completo.

¿Por qué alguien querría reducir su dosis de medicamentos si se siente bien con ellos? Múltiples estudios indican que tomar medicamentos a largo plazo produce efectos secundarios que pueden ser más dañinos que beneficiosos. Incluso, el cuerpo crea una dependencia, y cada vez pedirá más para sentirse bien, generando una tolerancia al tratamiento.

Algunos de los síntomas generales de abstinencia que puede sentir de forma gradual si se interrumpe la medicación son: agitación, ansiedad, dilatación de las pupilas, insomnio, pesadillas, espasmos musculares, mareos, sensación de shock eléctrico, boca seca, dolores de cabeza, cansancio, síndrome de pierna inquieta, hipertensión arterial, depresión, zumbido de oídos, entre otros. Otros pueden ocurrir tras una reducción abrupta y son: convulsiones, coma, suicidio, delirios, violencia, desorden de estrés post traumático, manía. Estos síntomas pueden durar semanas y hasta meses. Es por ello deben adoptarse estrategias alternativas para una suspensión exitosa, por ejemplo: terapia cognitiva, o practicar técnicas de relajación.

Trabajar para disminuir la cantidad de medicamentos que ingiere puede resultar confuso para el paciente, ya que los síntomas de abstinencia resultan muy similares a los causados al ingerir la medicación por primera vez. Se debe distinguir entre los síntomas originales y los de interrupción; que es muy importante para no cometer el error de volver nuevamente a la toma de los medicamentos por un mal diagnóstico.

Es cierto que los síntomas son muy incómodos y pueden durar hasta un año, pero en esta etapa puedes atravesar días buenos y malos. A largo plazo tiene mucho sentido lograrlo si deseas vivir una vida libre de medicación y sus efectos secundarios. Los Inhibidores Selectivos de la Recepción de la Serotonina (ISRS) no son adictivos, por lo que será más fácil disminuir sus cantidades; pero se debe tener mucho cuidado con la disminución y uso de los benzodiacepinas

Para conocer técnicas verdaderamente efectivas, que te ayudaran durante el proceso de supresión de medicamentos, toma nuestra PRUEBA DE ANSIEDAD GRATUITA y evalúa tus niveles de ansiedad.