¿No sabes por dónde comenzar?

Cuando sientas que estás en estado de ansiedad, trata de identificar: «¿Qué estaba pensando? o ¿Qué hacía cuando comencé a sentirme vulnerable?» Generalmente tendemos a ignorar las señales iníciales de la ansiedad, para luego preguntamos: «¿De dónde vienen todos estos síntomas y todo este pánico? Debes de analizar tus instintos, más profundos. Por ejemplo, si sientes que tu ansiedad se activa durante una situación específica, ¡aléjate de ella…! SI NO ES REALMENTE ALGO INELUDIBLE QUE DEBAS HACER.

Si sientes que un ataque de pánico se acerca, NO empeores las cosas preocupándote por el pánico, ya que haciéndolo, sólo desatarás una cadena de SINTOMAS. En cambio, debes reconocer que estás teniendo un ataque de pánico y decirte a ti mismo: «ESTOY TENIENDO UN ATAQUE DE PÁNICO». Así podrás calmar tu mente, que estará más clara de lo que sucede y NO seguirá repitiéndose: «Te vas a voy a morir, esto es grave…», y enviando señales negativas de alarma. Al reconocer la situación abandonarás tu resistencia al pánico y disminuirá el miedo.

Cuando practiques esta técnica y logres salir MÁS rápidamente de un episodio de ansiedad y pánico, aumentará tu confianza y recordarás que TÚ estás en control de la situación… No ella de ti. ¡Para conocer técnicas muy poderosas para aliviar tu ansiedad y pánico, comienza tomando nuestra Prueba de ansiedad gratuita!