¿Por qué ayuda meditar?

Por algún tiempo, la meditación fue considerada un ritual extraño, practicado sólo por gurús o budistas. Ha sido estudiada científicamente y se han reconocido sus beneficios realmente tangibles, porque ayuda a calmar el cuerpo, la mente y las emociones, reduce la presión sanguínea, mejora el sistema inmunológico y aporta una mayor salud física en general.

La meditación es un ejercicio mental que nos hace conscientes del momento presente; es decir, de lo que hacemos o sentimos a cada momento. Nos ayuda a alcanzar tal estado de concentración que podemos enfocarnos en un objeto determinado, un pensamiento o en la conciencia misma; por ejemplo, ser conscientes de nuestra respiración y nuestras palabras.

Al vivir plenamente cada situación o sensación podremos verlas desde la perspectiva de un observador, aprendiendo manejarlas y que no nos afecten. Vivir conscientemente implica ser más organizado, enfocarnos en las situaciones o el entorno; no ser impulsivos, ignorantes o alocados, de arriba para abajo sin ninguna dirección.

Hay varios tipo de meditación, a continuación explico una de las más sencillas para que la practiques y veas por ti mismo el estado de relajación que puedes alcanzar:

  • Siéntate sobre una superficie con las piernas cruzadas y las manos sobre tus piernas de forma que te sientas cómodo(a).
  • Enfoca tu pensamiento en algo, por ejemplo tu respiración o en algún objeto imaginario, y repite mentalmente alguna palabra una y otra vez.
  • Al inicio practica este ejercicio por 10 minutos, puede usar una alarma si lo consideras necesario; luego irás aumentando las sesiones a 20 y hasta 30 minutos. Hazlo una o dos veces al día si lo deseas.
  • Cierra los ojos.
  • Cuando sientas que tu mente se distrae con algún pensamiento o sensación física, no te juzgues, no importa; simplemente trae de regreso el objeto/pensamiento y enfócate. Mientras más practiques, más fácil será concentrarte y mantener el enfoque.
  • Disfruta de la sensación de relajación, y practica lo más que puedas. Con este hábito eliminarás todas las sensaciones negativas, porque estarás consciente de cada una de ellas, sin permitir que te afecten. De igual manera, te brinda un tiempo y espacio personal contigo mismo para cuidarte y reunir nuevas fuerzas.

Para evaluar tus niveles de ansiedad y pánico, y conocer otras estrategias para neutralizarlas, ¡Toma nuestra prueba gratuita!