Tics nerviosos y Ansiedad

Las personas ansiosas suelen tener ciertos tics nerviosos. Esta condición debe evaluarse, no sólo desde el punto de vista psicosocial, sino también neurológico; ya que puede ser causada por factores genéticos y la cantidad de dopamina que cada uno tiene en el organismo, como también por el comportamiento, y debe descartarse cualquier otra condición.

Los tics son movimientos involuntarios y repetitivos, cuya manifestación puede ser motora (moviendo alguna parte del cuerpo) o verbal (decir cosas, toser o realizar algunos sonidos o ruidos animales). Estadísticamente aparecen más frecuentemente en los varones y se caracterizan por ser: 1. Simples, con el movimiento de los ojos, hombros o boca y, 2. complejos, cuando involucran acciones como saltar, repetir obscenidades, repetir palabras o simular ruidos de animales.

Sorprendentemente, muchas personas que sufren de tics nerviosos han sido sometidas a acoso o bullying en algún momento de sus vidas, y los desarrolla como un escape a la ansiedad que les generan. El estrés, las crisis frecuentes y todas las condiciones que le acompañan (insomnio, baja autoestima, ira, tomar antidepresivos o drogas) pueden empeorarlos, particularmente después de alguna experiencia traumática.

Por eso es tan importante controlar la ansiedad, ya que está comprobado que la relajación disminuye la frecuencia de los tics. Por ejemplo, si juegas un video juego o estás inmerso en alguna actividad que acapara toda su atención, se reduce su periodicidad.

Los tics pueden desaparecer con los años, aproximadamente entre los 3 -10 de edad. Se identifican como síndrome de Tourrete cuando los síntomas combinan tics motores y verbales, comienzan antes de los 21 años y persisten por más de uno.

¿Cómo manejar los tics nerviosos?

Bajo prescripción médica, considera tomar medicamentos solamente si los tics causan dolor o alteran tu funcionamiento normal; de lo contrario, sus efectos secundarios son demasiado severos (como acatisia, presión baja, aumento de peso, fobia social, y otros). Es necesario por tanto:

  • Educar y conversar sobre el tema con tus familiares y quienes conviven contigo profesores etc.
  • Si conoces a alguien con TICS debes comprender que es algo que no puede controlar
  • Comprender que los tics no pueden ser totalmente eliminados pero sí controlados usando tecinas que aminoran el estrés y la ansiedad, aumentará tu autoestima.
  • Observar los tics para establecer las situaciones más frecuentes en que se presentan para ver en cuáles de ellas debes trabajar
  • Ayuda el ejercicio físico, caminar, nadar, etc.

Para aprender técnicas para reducir tu ansiedad, insomnio, depresión, y tener mejores habilidades sociales que en torno reducirán la frecuencia de tus tics nerviosos, toma el primer paso en evaluarte, tomando nuestra PRUEBA DE ANSIEDAD.