¿TRASTORNOS DE ANSIEDAD/DEPRESIÓN POR SER HOMOSEXUAL?

gay-not-gayMuchos jóvenes de hoy (e incluso adultos), viven el drama de descubrirse homosexuales. Por un lado, sienten que es algo que no comprenden (¿cómo o cuando sucedió eso?) y por el otro lado se enfrentan a los problemas del rechazo social o cultural del entorno en donde viven: la familia, la religión, la sociedad en general, etc.

Los investigadores al estudiar la sexualidad humana creen que la orientación sexual se desarrolla y cambia durante la vida de una persona. Tener sentimientos o incluso una experiencia sexual con una persona del mismo sexo no necesariamente significa que una persona es “gay” o bisexual.

El proceso de aceptación de una identidad homosexual suele conllevar la aparición de numerosos conflictos a nivel psicológico como estados depresivos y crisis de ansiedad que tanto los hombres como las mujeres que descubren su sexualidad luchan contra los sentimientos que tienen hacia otras personas del mismo sexo.

Este conflicto emocional suele acarrear consecuencias emocionales negativas como un enorme sentimiento de culpa, infelicidad a nivel personal, tendencia a sufrir trastornos del estado de ánimo y en el peor de los casos terminar en suicidio; resultados que pueden verse potenciados por la enorme presión social a modo de discriminación que tanto gays como lesbianas perciben continuamente. En estos tiempos, la aceptación de personas con una diferente orientación sexual, es más tolerante pero aun así, es un proceso difícil, para el que lo vive, y aún falta mucho camino por recorrer.

Si estas pasando por este drama o conoces algún amigo/a que le ocurra, te dejamos unos consejos que pueden ayudarte a mejorar este dilema sexual.

1- Si eres homosexual o crees que lo eres, recuerda siempre que tienes el derecho a no ser discriminado, ni por tu familia, ni por tu lugar de estudio y/o trabajo, ni por nadie.

2- Nadie puede obligarte a hacer público tu condición sexual, tienes derecho a hacerlo saber a las personas que quieras o bien, a ocultarlo si así lo deseas.

3- Puedes buscar ayuda profesional (psicólogos, religiosos, etc) y prescindir de ello si consideras que eso no te va a beneficiar en relación al estado de ánimo.

4- Debes saber que ser homosexual no significa necesariamente que seas depravado sexual, pervertido e inmoral. Muchos homosexuales son personas con profundos valores humanos.

5- Relájate, que ser gay no es el fin del mundo, disfruta tu vida al máximo, libérate de esas crisis ansiosas producidas por este conflicto interno y recuerda siempre tener una sexualidad responsable.

Si estas teniendo dificultadas en tu proceso de aceptación, y sientes caer en ansiedad o depresión, únete ahora a nuestro programa, ahora mismo, dando CLIC AQUÍ.

 

Referencias:

Johana Espinoza, Psicóloga (Centro de Tranquilidad). Álvarez-Gayou, J.L. (Homosexualidad, 2000). J. y S. MacCary.: (Sexualidad humana, 2000). Castañeda, M. (La nueva homosexualidad, 2006)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *